domingo, 12 de abril de 2009

Para Medellín, un antes y un después de la Asamblea del BID 50 años

El alcalde de Medellín, Alonso Salazar, y la alcaldesa de Milán (Italia), Letizia Moratti, firmaron en el Parque Biblioteca España, del barrio Santo Domingo, un convenio de cooperación internacional sobre medio ambiente, desarrollo económico, seguridad y convivencia, y moda. / Foto Carlos Vidal, Alcaldía de Medellín

Por Luis Fernando Vargas-Alzate
Profesor de Relaciones Internacionales Latinoamericanas en la Universidad EAFIT
lvargas3@eafit.edu.co

OPINIÓN. Medellín, la ciudad primaveral del país, la que en su área metropolitana posee ya el número de habitantes de las grandes ciudades del globo, se ha convertido en el epicentro de las grandes reuniones en Colombia. Primero fue la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), una cumbre sin precedentes en la historia de la ciudad, y ahora la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la celebración del quincuagésimo aniversario de la institución y la Asamblea de la Comisión Interamericana de Inversiones (CII).

Estamos hablando palabras mayores que todavía resultan difíciles de asimilar, incluso, en la primera ciudad del país y capital de la nación, Bogotá. No obstante, no se trata de absurdas rivalidades sino de mirar cómo la segunda ciudad del país está ya a la altura de las grandes ciudades latinoamericanas y se convierte gradualmente en un atractivo para la realización de eventos de todo tipo.

Lo anterior ocurre 20 años después de que Medellín se hubiese considerado la ciudad más violenta del mundo, con el cartel de la droga más peligroso existente jamás y con toda una maquinaria de mercenarios que estaban prestos a asesinar a quien fuera necesario. Pero la ciudad cambió y ahora, sólo basta ver lo internacional que se ha vuelto, para señalar que aquel lema fajardista que indica un cambio “del miedo a la esperanza”, es completamente real.

Escuchaba, a propósito de la cumbre del BID, a mucha gente criticando la gestión de la administración Salazar y un supuesto “gasto innecesario” de varios millones de dólares en la realización del evento. Incluso hubo hasta quienes señalaron que escondimos indigentes e impedimos que las personas de la calle fueran vistas por los visitantes.

Particularmente, me topé con dos “hombres de la calle” mientras caminaba hacia Plaza Mayor a participar en el Diálogo Interamericano sobre Inversión Extranjera y estuve tentado a preguntarles al respecto. Mi curiosidad me llevaba casi a preguntar dónde quedaba el sitio de reclusión de indigentes. Por sentido común, lo ignoré.

Ante afirmaciones como éstas, carentes incluso de fundamento, viene mi reacción: seguimos siendo una ciudad con un alto grado de miopía frente a los procesos que el mundo vive hoy, seguimos pensando todo en términos de gasto y nunca de inversión, nos mantenemos en la idea –completamente absurda- de que aprender inglés es brindar la posibilidad para una dominación (colonización) gringa de nuestra sociedad, y lo peor, nos mantenemos como sociedad en la idea de que las instituciones financieras para el desarrollo son unos monstruos creados para comerse vivas nuestras economías, sin preguntar quién vive de ellas. Las cosas eventualmente rayan en lo absurdo.

Por supuesto, es claro que ese tipo de instituciones no son casas de beneficencia ni mucho menos, pero si el Estado intenta hacer esfuerzos para que del diálogo con esta serie de instituciones surjan iniciativas importantes en términos de asistencia técnica y cooperación económica, ¿por qué un porcentaje de la población se empeña en negarse a esas posibilidades? Podría todo justificarse desde la historia del sistema financiero internacional.

Sin embargo, tendría que decir que ese es el argumento más facilista con el que pudiéramos salir hoy cuando los tiempos, las circunstancias y las condiciones son totalmente diferentes.

Concierto de clausura de la 50 Asamblea del BID. El músico invitado fue Carlinhos Brown, de Brasil. / Foto Andrés F. Manrique, Alcaldía de Medellín
El futuro de la ciudad
Después de todo esto que ha vivido Medellín, la pregunta que aparece en las mentes de sus habitantes está directamente relacionada con lo que sigue: ¿Qué viene para Medellín en los próximos años? Seguramente más éxitos, puesto que la minoría que se opone a toda esta serie de eventos internacionales está cada vez más débil, ya casi ni se les escucha (a pesar de contar con el aval de partidos políticos que se oponen a toda propuesta que surja del actual gobierno nacional).

Podría señalarse que cada vez que un evento se realiza se apaga más la voz de dicha minoría, dado que a quienes aman la ciudad seguramente les interesará que ésta se venda y que su gran imagen recorra el mundo para que, a través del turismo, la empresa y el desarrollo económico sea factible continuar por la línea del desarrollo social.

Dentro de un año Medellín vivirá otra gran reunión de carácter continental. Es casi como pensar en los Juegos Olímpicos de América Latina. La ciudad se está preparando en inversión en el sector de la construcción, adecuando escenarios, construyendo espacios para vivienda (incluso la villa olímpica se está desarrollando en Robledo, no en El Poblado para quienes así lo están imaginando) y en el tema de vías de comunicación.
Además, hay inversión en algo clave que a los gobiernos progresistas de hoy es inherente, la educación de su gente. Lo más satisfactorio de ello es que a la gente de Medellín no se le educa en contra de su voluntad. Por el contrario, casi sin darse cuenta el ciudadano de Medellín ha comprendido que por simple sentido común no se arrojan basuras al piso, se saluda y se es cordial cuando se transita por la calle. Por inercia se llegó a eso, pero no porque no se hiciera nada, sino porque el trabajo se hizo tan bien que pocos nos hemos dado cuenta.
Pasaron la OEA, el BID y otra serie de eventos no menos importantes, pero Medellín sigue ahí, a la espera de que todo se revierta en una inigualable calidad de vida para sus más de tres millones de habitantes (área metropolitana).

Lo mejor de todo es que ya no es El Poblado lo único que se muestra, pues con altos funcionarios del BID tuve la opción de estar arriba, en lo más alto de occidente, en la última estación del Metrocable, donde se comprende que pobreza en Medellín sí hay y no poca. ¿Acaso por culpa del BID?

jueves, 9 de abril de 2009

El Colombiano publica crónica de Bitácora

A seis columnas, el periódico El Colombiano, de la ciudad de Medellín, reprodujo la crónica de Bitácora sobre la cena del ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton en un restaurante de esta ciudad, al término de su intervención ante la Asamblea del BID.

La publicación se hizo el domingo 5 de abril de 2009, en la sección Vida. El domingo es el día de la semana que más circulación tiene el llamado "decano de la prensa antioqueña".

jueves, 2 de abril de 2009

¡Congrio a la catalana para el señor Clinton, por favor!

Al terminar la cena, en su visita a Medellín, el ex presidente norteamericano destinó un par de minutos para tomarse fotos y conversar con el personal del restaurante La Provincia. / Foto cortesía Sara Caicedo

Por Laura Lucía Restrepo E.
lrestr55@eafit.edu.co

Un grupo de carros y motocicletas llegó de repente a la calle 4 sur con carrera 43A y en un abrir y cerrar de ojos toda la cuadra quedó cubierta de policías. Estaban de civil, uniformados y otros más acompañados de perros antiexplosivos que husmearon por todos lados tratando de detectar si por allí había escondida alguna bomba.

El operativo tomó por sorpresa a todos en esa vía, localizada a una cuadra del Centro Comercial Oviedo, en la exclusiva “milla de oro”, en el sector de El Poblado, de Medellín.

Al comienzo, los vecinos se asustaron pero luego cayeron en cuenta que podría tratarse de la llegada de alguien importante al restaurante La Provincia. Al fin y al cabo, ese es un lugar visitado por personajes famosos, diplomáticos, políticos y caras conocidas en los medios de comunicación.

Eran las siete de la noche del sábado 28 de marzo y los únicos que sabían quién llegaría más tarde era el personal administrativo y de atención del restaurante.

Los vigilantes de las urbanizaciones que hay en el sector se sorprendieron cuando los agentes entraron a los parqueaderos con los perros para que su olfato indicara si existía algún tipo de peligro, pero todo salió bien.

Mauricio, quien estaba de turno en la portería de la unidad residencial ubicada al frente del restaurante, colaboró con las labores de rigor de la Policía pues sabía que eran medidas que debían tomarse. Luego se encerró en su puesto de trabajo y no le interesó pararse en la reja del parqueadero para ver la fila de camionetas y carros lujosos parqueados en la calle.

Cuando Mauricio decidió asomarse vio que en la acera del frente estaba parado el mismísimo Bill Clinton hablando tranquilamente por celular.

Una cena para doce comensales
“Ahí estuvo parado como 15 minutos”, explicó el vigilante. Sin embargo, y como era de esperarse, los escoltas no se despegaron de él mientras hablaba por teléfono.

Muchos de los meseros no habían tenido la oportunidad de recibir a un personaje internacional de la talla de Clinton, conocido por haber sido presidente del país más poderoso del mundo, por su carisma y por un escándalo personal con una chica que trabajó en la Casa Blanca.

Todos esperaban ansiosos y querían prestar el mejor servicio, observarlo discretamente y, si era posible, tomarse fotos con él.

El restaurante había sido reservado por completo. Se esperaban 20 personas que acompañarían al ex presidente, pero sólo llegaron 12 y seis más que se encargaban de su seguridad.

Doña Aida Gutiérrez fue la persona elegida para atenderlo con la ayuda de una traductora que trabaja para el restaurante: su nivel de inglés no es lo suficientemente bueno para que lo hiciera sola.

Como era de esperarse, la seguridad se sintió en todo momento; sin embargo, no hubo necesidad de cerras las puertas ni las ventanas del lugar, como muchos lo exigirían. Clinton no lo quería así, no quería estar aislado sino dispuesto a recibir a aquel que quisiera acercarse a saludarlo o a preguntarle cualquier cosa, asegura el personal del restaurante.

“Hubo una cosa diferente y fue menos seguridad y menos aviso que cuando viene el presidente Uribe. Por el contrario, nos decían que no le dijéramos a nadie que venía Bill Clinton”, comenta doña Aida.

Los platos de comida de mar ocuparon las mesas de los clientes esa noche después de haber sido revisados minuciosamente por un agente de la Policía. Muchos comieron langostinos y tomaron vino.

Clinton pidió un congrio a la catalana y fue el único que ordenó pescado. El congrio es un pez alargado, parecido a la anguila de mar y hay dos variedades: de piel negra y de piel gris. Los cocineros más expertos recomiendan que si hay opción se debe pedir el de piel negra pues su carne es más fina y sabrosa. Y es considero un “pescado azul” porque es semigraso.

Al finalizar, Clinton se tomó un café que, seguramente, no podía dejar pasar estando en Colombia. La cuenta fue de dos millones y medio de pesos.

Después de ser cancelados hubo un pequeño momento aprovechado por las personas que había en el lugar y por los empleados del restaurante para hacerle un par de preguntas y tomarse fotos con él. Era una oportunidad única de la cual querían llevarse un recuerdo.

Las seis meseras que estaban trabajando en ese momento coincidieron en decir que es una persona muy agradable, tranquila y amable, que parecía sentir mucha seguridad de sí. Según les comentó el ex mandatario, la visita a la ciudad fue muy grata. Para el restaurante representó gran prestigio.

Esa noche, todos los empleados regresaron a sus casas con la alegría de haber tenido al frente y haber compartido un poco con alguien que, hasta ese momento, solo habían podido ver en la televisión o en alguna revista. Y que, es lo más posible, jamás volverán a ver personalmente en su vida.

miércoles, 1 de abril de 2009

"La gravedad de lo que enfrentamos no se debe subestimar"

Por Redacción Bitácora
bitacora@eafit.edu.co

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, analizó en la clausura de la Asamblea Anual de la entidad la crisis económica mundial y las tareas que le corresponde emprender a la entidad financiera que maneja.

video

Foto Carlos Vidal, Alcaldía de Medellín

martes, 31 de marzo de 2009

"La desigualdad, en lugar de desaparecer, se profundiza": conclusiones de la Asamblea de los Pueblos

Los créditos que otorga en BID, en alguna medida buscan el establecimiento de políticas económicas que favorecen a los grandes inversionistas, en detrimento de las comunidades y los trabajadores, afirmó la Asamblea de los Pueblos. / Fotos Juan Gonzalo Betancur

Por Laura Marcela Bolívar E.
lbolivar@eafit.edu.co

La Asamblea de los Pueblos fue la otra cara de la moneda. De ella hicieron parte un conjunto de actividades que se realizaron de forma paralela a la 50 Asamblea del BID, mediante las cuales se buscaba dar a conocer una opinión diferente a la que se difundió por ese organismo multilateral.

Según sus organizadores, participaron más de 10.000 ciudadanos y ciudadanas de Medellín, Colombia y todo el continente.

La Declaración Final de la Asamblea, que se tituló “Declaración de Medellín, 50 años del BID, ¡nada que festejar! ” fue suscrita por 87 organizaciones de carácter social, comunitario, sindical o del tipo organización no gubernamental. Asistieron delegados y representantes de organizaciones provenientes de 18 países.

Jorge Gómez, miembro del Comité Impulsor y de Comunicaciones de la Asamblea, explica en esta entrevista qué discutieron y a qué conclusiones llegaron:

¿Cómo demuestran ustedes que el BID financia la desigualdad?

La primera prueba es que el propio BID en su página web se reivindica como un eficiente vehículo para la colocación de inversiones de lo que ellos denominan países “no prestatarios”, en países “prestatarios”.

Expliquemos esto. El BID tiene 48 socios, de los cuáles 22 son “no prestatarios”, es decir, en lugar de recibir créditos, los otorgan. Estos países son Estados Unidos, Canadá, 16 países de Europa y 4 de Asia. En estos países, una inversión o un crédito otorgado, renta a lo sumo un 3% anual.

Los otros 26 países se denominan “prestatarios”, que son de América Latina y el Caribe, que no tienen recursos para hacer inversiones, y en ellos un crédito o inversión puede colocarse a una tasa de interés que puede rentar hasta el triple de lo que rentaría en los países “no prestatarios”.

Esto se debe a que en la lógica del capital financiero, entre más pobre sea el sujeto de crédito, más alta es la tasa de interés que se le aplica, pues además de la tasa del mercado, se le cobra un mayor interés que denominan el spread, que depende de la calificación de lo que se denomina "riesgo país", spread que será más alto cuánto más pobre sea el país receptor del crédito.

Esta sola asimetría ahonda la diferencia entre países ricos y pobres, pues los pobres tendrán siempre que hacer mayores esfuerzos para poder cubrir las tasas de interés de los créditos.

Pero eso es apenas un aspecto. Lo más grave es que los créditos otorgados por el BID, en un buen porcentaje, apuntan al establecimiento de políticas públicas y los que se dedican a proyectos de infraestructura van atados a condiciones que abarcan una amplia gama de orientaciones políticas y económicas que favorecen el clima para los inversionistas, desmejorando las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo en general.

En el caso concreto de los últimos 20 años, todos los créditos del BID han ido ligados a la adopción de las políticas que se han denominado neoliberales, que en esencia son apertura de mercados, liberación financiera y cambiaria, privatizaciones y flexibilización laboral, las cuáles han incrementado profundamente la desigualdad.

En Colombia, por ejemplo, en 1994 el 20% más pobre de la población consumía 16 veces menos que el 20% más rico. Hoy, esta relación llega a 22 veces, lo que quiere decir que la desigualdad, en lugar de ir desapareciendo, se está profundizando.

¿Qué países y asuntos específicamente se han visto afectados por el BID?

Voy a mencionar un solo caso que es suficientemente significativo, pues afecta al conjunto de la población, y desde luego mucho más duro a los más pobres de los pobres. Es el tema de los servicios públicos domiciliarios.

Muchos de los proyectos de saneamiento básico o de generación y transmisión de energía eléctrica o gas han sido financiados con recursos del BID que, primero, no son baratos, por lo que exigen tasas de retorno que permitan pagar las tasas de interés.

Pero, sobre todo, han ido condicionados al impulso de leyes como por ejemplo la Ley 142 que regula los servicios públicos en Colombia, que a su vez obliga a que las empresas que prestan esos servicios tengan una alta tasa de rentabilidad, medida amable con los inversionistas pero traumática y dolorosa en muchos casos para los usuarios. O si no pregúntele a las 60.000 y más familias desconectadas que hay en Medellín solamente.

¿Qué impacto negativo tiene todo esto en el desarrollo de las naciones latinoamericanas?

El desarrollo de las naciones latinoamericanas ha sido impactado positivamente por el BID, si el desarrollo se entiende como la existencia de más obras de infraestructura y mayor enriquecimiento de unas élites o unos monopolios financieros y multinacionales.

Pero si entendemos el desarrollo como el mejoramiento del nivel de vida material, cultural y espiritual de la mayoría de la población, a 50 años del inicio de las actividades del BID, el impacto ha sido negativo.

Hoy hay celulares, más energía eléctrica, televisión y otra serie de comodidades que en el pasado no existían. Pero al mismo tiempo hay cerca de 200 millones de latinoamericanos y caribeños que viven por debajo del nivel de pobreza y cerca de 90 millones en la indigencia.

Los ingresos y la estabilidad de los trabajadores, la soberanía y la seguridad alimentaria, la producción campesina, los derechos de los indígenas y los afrodescendientes, y el medio ambiente han sufrido graves deterioros.



¿Las naciones latinoamericanas no han podido salir de su situación de pobreza gracias al BID?

No sería exacto afirmar eso, pues el BID ha sido apenas uno de los obstáculos para salir de la pobreza. Si eso se cuantificara de forma proporcional al endeudamiento, en el caso colombiano el BID es el responsable del 10% de nuestra deuda externa y del 40% de la deuda externa con organismos multilaterales.

¿Por qué consideran que los proyectos del BID han sido fracasos?

Vale la pena reiterar: un fracaso desde el punto de vista de la democracia, pues en el pasado el BID financió todas las dictaduras criminales de América Latina. Pero si se consulta el punto de vista de los dictadores, ellos afirmarán que ha sido un éxito.

Lo mismo pasa con los grupos monopolistas financieros y con las multinacionales que han hecho formidables negocios al amparo de créditos otorgados o políticas impulsadas por el BID. Si usted les dice que ha sido un fracaso, le recetarán una consulta con el siquiatra. Pero si consulta a comunidades afectadas de desplazados, desconectados, trabajadores tercerizados, empresarios industriales o agrícolas quebrados, seguro que la palabra fracaso será la precisa.

¿Por qué, según su comunicado de prensa del día 27 de marzo, al BID le falta transparencia?

Ese es un aspecto clave. El BID suscribe los contratos con los gobiernos sin auditoría o veeduría alguna por parte de las comunidades o poblaciones afectadas.

Pero tal vez el mecanismo más perverso es uno, muy usual en el BID, que consiste en otorgar antes de un crédito para un proyecto uno “condonable” para adelantar factibilidades o, incluso, de estructuración del proyecto que posteriormente se financiará. Estos créditos sirven para contratar tecnócratas, seleccionados por el propio Banco o contratistas habituales del mismo para que elaboren los proyectos y luego los presenten como una solicitud justificada del gobierno: “Yo te creo la necesidad para que tú me compres a mí”.

Puede parecer duro lo que voy a decir, y de hecho lo es, pero tiene mucha similitud con aquellos delincuentes que inducen al consumo de sustancias adictivas a los jóvenes para luego convertirlos en sus “clientes” que, a veces, más que clientes son una especie de esclavos.

¿Es negocio para un Estado hacer préstamos en el BID o sólo lo hacen por que no hay más?

Hay dos razones por la que los gobiernos latinoamericanos adquieren créditos con el BID. La primera, y que pudiéramos considerar la menos dolosa, es el constante desequilibrio en la balanza de pagos, que quiere decir que es casi siempre mayor la cantidad de dólares que sale que la que entra por todo concepto.

Pero la otra, que es la más condenable, es que las minorías que han gobernado estos países se benefician de los negocios que se hacen en torno a esos créditos.

Y ésta es grave porque en sí misma es corrupta, así no se roben la plata, pero en muchos casos no sólo hacen negocios “lícitos”, sino que participan en esas danzas de los millones que han convertido a muchos de estos gobiernos en verdaderas cleptocracias, es decir, gobiernos de los ladrones.

¿El BID desarrolla políticas que no protegen al medio ambiente?

Los proyectos financiados con el criterio de impulsar los negocios y el florecimiento de las inversiones tienen poco afecto por el medio ambiente y únicamente la presión de la sociedad ha logrado algunos controles.

La extracción despiadada de combustibles fósiles, el derribamiento de millones de hectáreas de selva tropical y bosques nativos, el incremento de la emisión de gases dañinos a la capa de ozono, son connaturales a proyectos del tipo de los financiados por el BID. Y todo el mundo sabe que son la causa principal del pavoroso y dañino calentamiento global.

Un ejemplo de casos financiados por el BID que haya dañado al medio ambiente.

Uno es el proyecto gasífero peruano denominado Camisea, presentado en esta Asamblea de los Pueblos. Implicaba la destrucción de importantes porciones de selva amazónica y bosques nativos que el gobierno peruano se comprometió con las veedurías ciudadanas a amortiguar con obras que contrarrestara el impacto ambiental, obras que nunca realizó, y que el BID, que se había comprometido a garantizar, no garantizó.

En Colombia, el caso más patético y reciente es el de la carretera Mocoa–San Francisco, en el departamento del Putumayo, que a pesar de no haberse iniciado ha sido denunciado por las comunidades de ese departamento como un proyecto que producirá una inmensa depredación ambiental en medio de un frágil ecosistema.

¿Cómo fue el cubrimiento de los medios de comunicación en la Asamblea de los Pueblos?

Bastante desequilibrado. No esperábamos por supuesto un cubrimiento igual al de la Asamblea del BID. El gobierno y el banco tenían mucho dinero para sufragar una arrolladora pauta en los medios masivos y, por desgracia, en Colombia pagar publicidad en medios implica, para quien la paga, un plus, y es que se publicita más allá de lo contratado.

Pero sí aspirábamos a que se presentaran las dos caras de la moneda y hubo medios masivos que ni por equivocación se refirieron a nuestro evento. Sin embargo tuvimos buena cobertura de medios alternativos, regionales, locales e internacionales, sobre todo de agencias de prensa europeas.

Y lo que más satisfechos nos tiene es que logramos romper el cerco informativo, por medio de la propaganda mural, las octavillas, la información de las organizaciones sociales, comunitarias y sindicales, y el aporte de los medios que ya mencioné.

"Medellín se lució, se lucieron los antioqueños": Minhacienda

Por María Luisa Pabón R.
mpabonr1@eafit.edu.co

En diálogo con Bitácora, el ministro de Hacienda de Colombia, Óscar Iván Zuluaga, presenta su balance sobre la reunión del organismo multilateral.

video

Gobierno asegura que Colombia cumplió por lo alto con la Asamblea del BID

Apartes de las palabras del presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, y de su ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, en el acto de clausura de la 50 Asamblea de Gobernadores del BID, hoy en la tarde en Medellín.

video

Foto Miguel Ángel Solano, Presidencia de la República

“Hay que maximizar la transferencia de ingresos a los cafeteros”

Por Redacción Bitácora
bitacora@eafit.edu.co

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Gabriel Silva Luján, explicó que en estos momentos de crisis económica internacional, el gremio mantendrá su política de proteger al caficultor nacional.

Silva dialogó con los periodistas en los pasillos de Plaza Mayor, donde esta noche concluye la Asamblea de Gobernadores del BID:

video


En la reunión del BID, Silva participó en un foro sobre pequeña y mediana empresa. Allí afirmó, entre otras cosas, que la situación de la economía mundial se explica por el afán de hacer riqueza y no de generar empresa.

Foto Federación Nacional de Cafeteros de Colombia

"Hemos firmado acuerdos para intercambiar moda entre Colombia e Italia"

Por Natalia Restrepo Soto
nrestre2@eafit.edu.co

El anuncio lo hizo el embajador de Colombia en Italia, Sabas Pretelt de la Vega, en entrevista con Bitácora, de la Universidad EAFIT.

video

“Colombia debe definir sus prioridades de inversión”, señala Mateo Restrepo, gerente del BID Medellín 2009

Por Redacción Bitácora
bitacora@eafit.edu.co

Durante la cumbre financiera que se celebra en Medellín, los Gobernadores de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tomaron la decisión de capitalizar al organismo multilateral en una suma cercana a 150.000 millones de dólares.

Esto, según analistas, generaría para Latinoamérica una fuente de recursos importantes para superar la crisis actual. Sin embargo, llevar a cabo la decisión no es fácil: esa será la tarea de los directivos del banco en los próximos meses, encabezados por los colombianos Luis Alberto Moreno, presidente del mismo, y del ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, como nuevo presidente de la junta directiva del BID, cargo que ejercerá por un año.

Para Mateo Restrepo, gerente de la reunión que concluye hoy en esta ciudad, es fundamental que Colombia invierta los recursos que obtenga del BID en educación, saneamiento básico, infraestructura, entre otros.

lunes, 30 de marzo de 2009

“Expodesarrollo es todo un éxito”, afirmó Luis G. Echeverri, director ejecutivo del BID para Colombia

Por Redacción Bitácora
bitacora@eafit.edu.co

Más de 5.000 visitantes ha tenido Expodesarrollo, la feria de proyectos empresariales que se realiza en forma paralela a la Asamblea del BID, lo que representa para sus organizadores haber superado las expectativas iniciales frente a la misma.

Así lo revelaron en rueda de prensa Luis G. Echeverri y Jaime Echeverri, este último vicepresidente de la Cámara de Comercio de Medellín, este lunes 30 de marzo.

En esta feria se han mostrado 119 proyectos, en 56 stands, que fueron vendidos a los 20 días de ser ofrecidos al público: 90 son nacionales, 23 antioqueños y 6 de Medellín.

Uno de los temas de mayor interés para los inversionistas ha sido el proyecto del Túnel de Oriente, que conectaría a los valles de Aburrá y San Nicolás, y la hidroeléctrica Pescadero-Ituango, el que será el más grande proyecto de generación de energía de Colombia y que se levantará en el norte de Antioquia.

La zona franca de Urabá, el sector minero, las concesiones de los aeropuertos y la carretera llamada Ruta del Sol también han sido proyectos que llamaron la atención de los inversionistas.

El reto para los demás sectores económicos es hacer una feria con el mismo estilo y organización de ésta para promocionar los proyectos de desarrollo de manera creativa, ya que este evento ha cambiado el chip mental del BID, según dijeron los orientadores de la rueda de prensa.

Medellín, un buen anfitrión

Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, les agradeció al alcalde de Medellín, Alonso Salazar; al gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, y a la ciudad en general, por su labor, acogida y participación en la Asamblea de Gobernadores de la entidad.

"A pesar de la crisis, seguimos haciendo inversión": Álvaro Uribe

Fragmento de la intervención del presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, en la sesión inaugural de la Asamblea de Gobernadores del BID, en el Teatro Metropolitano de Medellín.

Medellín: Cincuenta Años, Cincuenta Obras









La exhibición de arte de América Latina y el Caribe tiene lugar del 16 de marzo al 17 de mayo en el Museo de Antioquia.

Presenta 50 obras sobresalientes de arte del siglo XX procedentes de las colecciones del BID y del Museo de Arte de las Américas de la Organización de Estados Americanos, incluyendo a artistas de la talla de Joaquín Torres García, Emilio Pettoruti, Pedro Figari, Roberto Matta y Wilfredo Lam.

55 videos en BID Medellín 2009

City Tv, canal de televisión con sede en Bogotá, está estrenando portal y con él un canal con videos de la Asamblea del BID.

El siguiente es el video que realizaron respecto de la intervención del presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, en la inauguración oficial de la Asamblea de Gobernadores del organismo multilateral, el domingo 29 en la tarde.



http://www.citytv.com.co/canal/bid#clipsVideos